Árboles nativos para la Memoria

La Facultad de Agronomía de la UBA y la Fundación Chicos Naturalistas donaron y plantaron árboles nativos en el Espacio para la Memoria “El Chalet” del Hospital Posadas, para homenajear a trabajadores de la salud detenidos desaparecidos durante la última dictadura militar. Además, brindaron asesoramiento para su cuidado. 

La Presidenta del Archivo Nacional de la Memoria, Dra. Mariana Eva Tello, dependiente de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación solicitó a la Facultad de Agronomía de la UBA y a la Fundación Chicos Naturalistas la donación de plantas nativas. Los arboles, arbustos y florales donados fueron destinadas a la construcción del camino “Paseo Homenaje el Jardín de los Presentes”, que se integra dentro del proyecto de preservación, conservación, puesta en valor, gestión y difusión del Espacio para la Memoria “El Chalet” del Hospital Nacional Profesor Alejandro Posadas. Allí funcionó un centro clandestino de detención durante la última dictadura cívico militar argentina, el único en el mundo que se estableció dentro un hospital público 

La FAUBA, representada por la Dra. Carina Álvarez y el Ing. Agr. Pablo Prystupa, y la Fundación Chicos Naturalistas, de la mano de Sergio Nicolai Fernández, acompañaron la realización del proyecto para la memoria, en el marco del homenaje a los trabajadores y trabajadoras de salud desaparecidos, al cumplirse 44 años de la ocupación militar en el Hospital Posadas. Así, se donaron y plantaron ceibos, anacahuitas, murtas, azota caballos y plantines de glandularias; y se brindó asesoramiento para su cuidado.

“Gracias al convenio que la FAUBA tiene con Chicos Naturalistas les otorgamos 11 árboles nativos, uno por cada persona que estuvo detenida en ese centro clandestino. Los plantines florales fueron colocados en el espacio donde se hallaron los restos de un trabajador desaparecido”, expresó la Dra. Álvarez.

La Ley 26691 declara Sitios de Memoria de Terrorismo de Estado a los lugares que funcionaron como centros clandestinos de detención, tortura y exterminio o donde sucedieron hechos emblemáticos del accionar de la represión ilegal desarrollada en el país hasta el 10 de diciembre de 1983. Esta ley garantiza la preservación, señalización y difusión de los sitios por sus aportes a las causas por delitos de lesa humanidad y para la trasmisión de la Memoria. 

En este marco, el 13 de marzo los representantes de la Facultad y de la Fundación se acercaron al Hospital Posadas, ubicado en el distrito provincial El Palomar, y plantaron los árboles nativos detrás de cada una de las placas con los nombres de los trabajadores de la salud detenidos y desaparecidos en el gobierno de facto. 

“Plantamos árboles propios de la ecorregión Delta e Islas del Paraná, que se distribuyen por la costa rioplatense. Las especies que se seleccionaron poseen diferentes atractivos, por ejemplo: el azota caballo (pariente del tilo del hemisferio norte) posee floración rosada a violácea, su porte y follaje es muy ornamental, es polinizado por picaflores y diferentes insectos. El ceibo, de floración rojiza y un bello porte, es también polinizado por picaflores y diferentes insectos, además es la flor nacional de Argentina”, enumeró Sergio.  

Y agregó: “También plantamos anacahuita, (pariente de los eucaliptos australianos), que posee una floración blanca y frutos de color rojizo, muy apetecidos por las aves. Es una planta con propiedades medicinales, utilizada para la tos y dolor de garganta. Y la murta, es otra pariente de los eucaliptos, pero de porte bajo, que también posee floración de color blanca y frutos coloridos que son codiciados por las aves autóctonas”. 

El Espacio para la Memoria “El Chalet” del Hospital Nacional Profesor Alejandro Posadas aún se encuentra en proceso de construcción. En cuanto a las plantaciones, la idea es que la comunidad del Hospital Posadas continúe con el cuidado de los árboles nativos y plantines. De este modo, desde FAUBA y la Fundación planean realizar diferentes talleres para enseñar su cuidado.  

“Fue una plantación interesante, en primer lugar, por incluir plantas nativas vinculado a un tema tan delicado. Y además porque el parque del hospital posee una superficie amplia, la cual podría albergar una cantidad significativa de especies autóctonas. Esta plantación es un comienzo, que puede dar lugar a la generación de un espacio de biodiversidad ecológica”, finalizó Sergio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *