“Esperamos el financiamiento para comprar las manzanas que están detrás de la bombonera”

Ricardo Rosica, secretario general de Boca, dejó sus impresiones de cómo se vive este momento sin precedentes y cómo se está trabajando institucionalmente para superarlo, entre otros numerosos temas de una extensa charla.

– ¿Cómo estás llevando la cuarentena?

– Como todos los argentinos: padeciéndola. Tratando de cuidarnos, de cuidar al que está al lado nuestro, de tomar todos los recaudos posibles y de incorporar todos los días algo nuevo a nuestra vida cotidiana. Yo igualmente trabajo a diario en el rubro alimentación, así que la vamos sobrellevando un poquito mejor porque estamos en contacto con el público. Estamos cuidando a la familia fundamentalmente.

– ¿Cómo afronta el club esta cuarentena?
– Trabajamos mucho: todos los días tenemos reuniones de tres horas con el presidente y otros miembros de la Comisión Directiva. Fundamentalmente sobre todo lo que gira en la parte administrativa. Estamos aprovechando este tiempo para ver el día a día del club y qué áreas se pueden optimizar para que cuando volvamos y nos reintegremos, poder mejorar todo el funcionamiento. Este parate ha hecho que pudiéramos posarnos en algunos puntos que quizás con la vorágine diaria del club no nos hubiera permitido. Así que nos hizo bien, en ese sentido, para ver unas cuantas cosas que seguramente no las hubiéramos atendido en este momento.

–  ¿Y los jugadores cómo viven este momento de incertidumbre tanto deportiva como económica?
– Estamos orgullosos del comportamiento de los jugadores de Boca. Entienden el momento que estamos pasando y no recibimos ninguna queja. Además, como ya dijo Jorge Ameal, los contratos están para cumplirse y se les van a respetar. Riquelme junto con el presidente trabajan para tratar de que no les falte absolutamente nada y puedan trabajar como corresponde. Mientras tanto los jugadores están entrenando vía Zoom todos los días a las 16 horas todos juntos y están de muy buen humor. Claro que no es lo mismo entrenar en casa que en Ezeiza pero el profe los tiene entrenando desde el primer día. Los jugadores y cuerpo técnico están poniendo mucha profesionalidad. Lo económico es un detalle y estamos trabajando para que no haya ningún sobresalto.

– Pasaron más de 100 días desde que asumió esta gestión ¿Qué balance hacés?
– Fueron 100 días pero parece que hubieran sido 100 años. Porque pareciera que hace un montón que llegamos y pasaron tantas cosas en estos cien días…! Yo creo que estamos abocados en lo que dijimos en campaña de recuperar la identidad xeneize y la gente empezó a notar muchos cambios. Eso nos pone felices y además nos motiva para seguir trabajando con más ímpetu. Estamos tratando de interpretar todos los días un poco más al socio, de brindarle ese oído que lo pueda escuchar que durante un tiempo largo parecía que no estaba. Hoy estamos tratando de estar al lado de la gente, de solucionar sus problemas y en forma directa. Desde la Defensoría del Socio o con el trabajo del Departamento de Prensa con los medios partidarios que estaban relegados. Creemos que eso es recuperar la identidad xeneize: escucharnos, escuchar al socio y atender sus problemas. Lo vivimos con total felicidad porque cuando lo que vos haces encuentra al receptor del otro lado te va completando la otra mitad. Estamos contentos y con muchas ganas de volver a cruzar las puertas del club para seguir trabajando.

– ¿Qué nota del 1 al 10 le pondrías al trabajo que hizo esta gestión en estos primeros 100 días?
– Quiero ser exigente para poder esforzarme más. Yo le pondría un 8. Pero no por la nota, sino porque así me obligo a llegar al 10. Estamos conformes, nosotros siempre dijimos que vamos a necesitar un año para lograr el club que verdaderamente queremos. No nos olvidemos que en estos primeros 100 días encontramos muchas cosas que no nos gustan, que no están bien y corregirlas lleva su tiempo. Por suerte hemos podido hacer y bastante en poco tiempo, pero obviamente que esto recién empezó y falta un largo camino por recorrer.

– Ameal contó en una nota anterior con él que su objetivo era bajar 30% los gastos y aumentar 30% los ingresos ¿Cómo se ve afectado esto por la pandemia?
– Afectar, afecta porque el escenario cambió. Pero estamos redoblando los esfuerzos y trabajando más que nunca para poder lograr ese objetivo que Ameal nos pidió de subir los ingresos. Cada día hacemos un poquito más y estamos bien encaminados.

– Teniendo en cuenta la cuarentena y que el club está cerrado… ¿Qué se está haciendo para seguir cerca del socio?
– Alejandro Cosentino está haciendo un trabajo enorme en su Departamento (Socios). No me canso de decírselo. Él y su equipo de trabajo, que es brillante, están todo el día atendiendo cada consulta de los socios. Nosotros tenemos la certeza de que en este momento Boca necesita de sus socios más que nunca. Esta situación es inédita y tenemos que hacer un esfuerzo muy grande para mantener a los 800 empleados, nuestros jugadores, entrenadores… Va a requerir nuestro sacrificio y también el de los socios. Sabemos que es difícil hoy pagar la cuota o mantener un abono más cuando no se sabe que cuándo se va a reanudar la actividad. Pero también estamos seguros que el esfuerzo de los socios que van a seguir pagando sin poder ir a ver a Boca va a ser recompensado. Estamos trabajando con Ameal y con Cosentino sobre cuándo, cómo y cuál será esa recompensa para el esfuerzo del socio.

– Algo que pregunta mucho el hincha y socio de Boca es en qué etapa o en qué situación se encuentra el proyecto de La Bombonera 360…
– Desde que llegamos al club empezamos a trabajar en la ampliación de La Bombonera y la ampliación no es solamente hacer la tribuna que falta, sino recuperar lugares, recuperar la platea K cómo popular e incrementamos plateas nuevas en el sector M. Estamos detrás del financiamiento para comprar las dos manzanas que es el primer paso que tenemos que dar. Estamos muy avanzados en la financiación crediticia. La Ciudad de Buenos Aires nos brindó todo su apoyo en cuanto a la parte urbanística. Estamos en la primera etapa trabajando despacio, pero firme en el proyecto.

– Venimos de una gran fiesta que fue el último título… ¿Cómo viviste este campeonato histórico?

– La verdad que con mucha felicidad, con mucha alegría y disfrutándolo. Porque el último recuerdo que tenía fue en el año 2011 cuando ganamos el campeonato invicto por el cual habíamos trabajado mucho. Esa noche, que dábamos la vuelta olímpica y estábamos contando los votos y tuvimos un revés electoral duro y sabíamos, lamentablemente, lo que iba a venir. Nos suponíamos que iba a pasar lo que pasó y ese día fue medio raro porque la gente estaba festejando la vuelta olímpica y nosotros estábamos derrotados por la elección. Pudimos recuperarnos hace poquito con esta vuelta olímpica tan pronto, que no tuvimos que esperar mucho, que fueron apenas dos meses, para poder disfrutar y verdaderamente sentirnos parte del triunfo. Porque no fue la inercia de lo que venía, al contrario. Hubo un cuerpo técnico, un plantel renovado a pesar de que los nombres eran prácticamente los mismos con solamente dos incorporaciones. El caso de Carlitos Tevez es emblemático. De ser suplente, de estar malhumorado y que la gente lo tuviera casi olvidado, a ser determinante en el título. Todo esto es mérito del cuerpo técnico, en algún lugar de los dirigentes, pero mucho del Consejo de Fútbol encabezado por Román, por la confianza que se le brindó y de la tranquilidad que los dirigentes le pudieron brindar, no sólo al Consejo de Fútbol, sino también al cuerpo técnico para que trabajaran y pudieran plasmar en la cancha lo que vimos.

– Este campeonato épico con qué otro título logrado de Boca lo comparas…
– Para los que tenemos más de 50 años y pasamos la década brillante del 2000 con todo lo que hemos ganado, creo que este campeonato es muy parecido al del 92 (Torneo Apertura 1992). Después de esos 11 años que nos costó salir campeón y esa alegría contenida con el gol de (Claudio) Benetti. Creo que es parecido a ese porque hubo un desahogo en la gente. A pesar de haber ganado un par de campeonatos en los últimos 8 años, este fue un desahogo porque nos volvimos a sentir “bosteros” de verdad. Lo ganamos como nos gusta a nosotros, corriendo de atrás, siendo el débil de la película, el que no tenía chances y lo ganamos a lo Boca. Por eso se notó ese desahogo en la gente, esa liberación y me parece que tiene similitud con ese campeonato. Es una estrella más muy importante y creo que es el inicio de un camino que va a ser próspero y exitoso.

– Si hablamos de fútbol no podemos dejar de preguntarte por la vuelta de la primera división a la órbita de AFA… ¿Cómo ves este cambio? ¿Qué papel va a cumplir Boca en esta “nueva” AFA?
– Desde el primer día nuestro presidente (Jorge Amor Ameal) dijo que no estaba a favor del doble comando con Superliga y AFA, y trabajamos para eso. Hoy es otra la realidad, creemos en una AFA fuerte, que pertenezca a los clubes y creo que Boca, a partir de mayo, va a ocupar un lugar muy importante dentro de la Asociación del Fútbol Argentino. Va a recuperar el lugar que nunca debió haber perdido y el fútbol en forma solidaria va a volver a recuperar el prestigio que supo tener años atrás. Boca va a ser actor fundamental de este cambio.

– En una de tus primeras declaraciones públicas hiciste hincapié en trabajar fuerte en todas las áreas del club ¿Cómo viene ese trabajo en cada sector?
– Bien. Nos seguimos reuniendo por videoconferencia. Lamentablemente teníamos muchas cosas para anunciar el día del cumpleaños del club pero no se pudo. Igual todas las áreas siguen activas. Estamos desarrollando acciones a futuro para que el día que esto pase poder empezar a implementarlas.

– Sabemos que también en filiales se viene trabajando muy bien…
– Se viene haciendo un laburo bárbaro. A futuro el trabajo que se está haciendo en filiales va a dar que hablar. Así como antes fue el crecimiento exponencial de las peñas, lo mismo va a suceder con las filiales. Sebastián Gianorio hizo hace poco un torneo de truco espectacular, Cultura acaba de lanzar el curso de historia, Socios con el curso de dirigente deportivo tuvo un récord de más de siete mil inscriptos, en Prensa también todo el tiempo haciendo contenidos para que la gente disfrute… Estamos muy contentos y orgullosos del trabajo de la gente del club que lo hace con esfuerzo y de forma desinteresada por amor a Boca. Por eso somos tan optimistas con respecto al futuro. Todo esto también es parte de la identidad xeneize.

– ¿Cuando llegaron al club habían puesto el foco en algún departamento en especial?
– Obviamente que en todos. Pero nuestra principal preocupación, y lo dijimos en campaña, era recuperar nuestra parte de “Club Atlético”. Por eso trabajamos fuerte con el Departamento de Deportes Amateurs para sumar nuevas disciplinas. Ya agregamos el handball, queremos volver al hockey en el corto plazo, tenemos avanzado el tenis, hockey sobre patines… Y claro que hay que revalorizar los deportes que ya tenemos. Pero para poder lograr todo esto nos hace falta espacio. Por eso estamos trabajando para poder conseguirlo. Tenemos un proyecto muy ambicioso y si todo sale bien vamos a tener novedades importantes en el próximo ejercicio.

– Ya que hablamos de identidad, a lo largo de su historia Boca forjó una única, particular ¿Crees que se perdió esa identidad en los últimos años o hubo una transformación de esa identidad? ¿Cómo trabajan para construirla?
– Los últimos años vimos algunas cosas que fueron cambiando en el día a día del club inducidas por los dirigentes de ese momento y que nosotros creíamos que era perdida de la identidad. La identidad, propiamente dicha, es trabar con la cabeza como veíamos antiguamente a algunos jugadores. Trabar con la cabeza no es solamente un jugador que vaya al piso literalmente, es defender al club o no permitir  contratos a favor de las empresas en vez del club. Hubo cosas como por ejemplo ir a jugar una final de Copa Libertadores a Madrid, jugar todos los partidos en horario nocturno y no hacer nada por el socio, pegarle a los socios fuera de la cancha y no hacer nada, cerrar el club ante la supuesta la invasión de los socios porque había medidas que no les gustaban, comprar muchos jugadores y no tener un equipo, perder finales, que el presidente del equipo contrario ingrese a tu cancha y ganen un campeonato en un escritorio, alejar al barrio del club, cerrar las puertas para que el socio no ingrese y no defender a los ídolos, todo eso considerábamos que era perder la identidad.  La suma de varias cosas hizo que nosotros consideremos que era perder la identidad. Nos propusimos en campaña recuperar todas esas pequeñas cosas que hacen a este club muy grande, el más grande de Sudamérica y de los más grandes del mundo. Creemos que es nuestro gran objetivo  devolverle al hincha de Boca esa identidad que nosotros íntimamente sabemos que no la perdimos, la dejamos guardada en un placard y hoy la estamos desempolvando para volver a utilizarla. Sentimos que Boca hoy volvió por el camino que nos legaron los fundadores del club.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *