Hacer ropa sin trabajo esclavo

Desde el año 2004 la Cooperativa de Trabajo Veinte de Diciembre,  viene desarrollando servicios de Producción textil a terceros y desarrollo de su línea de prendas propias. Como parte integrante de la Alameda  (Organización que lucha contra la trata y el trabajo esclavo), fue una de las impulsoras del Centro Demostrativo de Indumentaria ( CDI/POLO TEXTIL DE BARRACAS). 

Desde su inauguración en el año 2009, como la única política pública de formalización y reinserción laboral de costureros que fueran víctimas de trata y/o reducidos a la servidumbre en talleres clandestinos, el POLO TEXTIL DE BARRACAS, bajo la administración del INSTITUTO NACIONAL DE TECNOLOGÍA INDUSTRIAL(INTI), ha permitido a cientos de costureros trabajar de manera digna. A su vez les posibilitó a los mismos conocer y asumir fundamentalmente las condiciones laborales aptas para ese rubro, los compromisos impositivos, el acceso a una Obra Social, la regularización migratoria, el trato cordial y transparente con el sector industrial, con el sector pyme de la moda y con otras instituciones que contribuyeron a este proyecto. Las cooperativas constituidas en el CDI, son reconocidas por las empresas textiles que buscan contratar trabajo registrado y por algunos organismos estatales a los que se abastece de indumentaria a traves de licitaciones transparentes. 

Además de las víctimas de trata y trabajo esclavo rescatadas, allí son albergados laboralmente decenas de costureros que se quedaron sin trabajo de un día para el otro por situaciones de cierre o quiebra de empresas registradas, sin recibir indemnización y sin el pago de salarios y aportes previsionales atrasados. 

Hay que recalcar que gracias a la existencia del POLO TEXTIL, muchas empresas que no tienen talleres propios, pueden llevar su producción allí de manera confiable, con la garantía de  pagar un precio justo, competitivo y sin intermediarios. Muchas marcas de nivel han realizado sus producciones en el Polo Textil durante estos años y así evitan la tercerización sin control, corriendo el riesgo de que se confeccione en talleres clandestinos y deban asumir su responsabilidad solidaria. Si bien se sabe que en la mayoría de los casos, y está demostrado por los informes del sector que produce más del 70% en forma irregular, hay empresas conscientes de esa práctica ilegal y prefieren correr ese riesgo con el solo propósito de reducir sus costos de confección, también hemos comprobado que hay un sector minoritario que busca trabajar como indica la ley.

Las cooperativas del Polo Textil de Barracas (CDI) junto a Cooperativas del Sudeste Asiático conforman la red No Chains, a través de las que se proponen difundir buenas prácticas en la industria de la Indumentaria y generar conciencia en los consumidores. Ofrecen además de una línea de indumentaria propia, servicios para terceros de excelente calidad y a precios justos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *